Volver
Islas Canarias: Lanzarote

Lanzarote, la isla encantada
 
Imagina un volcán convertido en isla: paisajes submarinos con aguas cristalinas, una tierra árida capaz de producir una de las mejores uvas del mundo, oasis de palmeras, días soleados y unas playas interminables solo para tu disfrute. Bienvenido a Lanzarote.

Tiene casi 800 km2 y 150.000 habitantes, situada a 140 kilómetros de la costa africana. Es la isla más oriental del archipiélago canario en pleno océano Atlántico. Rodeada de playas con diversas características, en las que abundan los arenales extensos de color tostado. Un espacio natural protegido que conforman cinco playas libres de edificaciones, de aguas transparentes y arena fina. Un plan urbanístico destinado por completo al respeto de las bondades de la isla y al fomento del turismo que la ha hecho merecedora del título de Reserva de la Biosfera, otorgado por la Unesco en 1993. Así es Lanzarote.

El mar que rodea Lanzarote, por lo general es pausado y calmado. La temperatura media anual del agua ronda los veinte grados, una auténtica invitación constante a sumergirte y disfrutar de un auténtico paisaje lanzaroteño. De hecho, uno de los puntos fuertes del turismo que ofrece la isla son los deportes acuáticos en todas sus variantes: surf, windsurf, buceo, excursiones marítimas, paseos en barco… Si eres amante de este tipo de deportes con tabla, la playa de las Cucharas en Costa Teguise es una visita imprescindible para ti, un lugar en el que los expertos comparan las olas con las de Hawái. En cualquier caso, la existencia de varios puertos deportivos totalmente acondicionados para la comodidad del turista te resultarán útiles si eres de los que ama el deporte y el mar.

Otro aspecto llamativo es su arquitectura, que dota a la isla de edificaciones en color blanco en cumplimiento con el plan urbanístico promovido por César Manrique a partir de la segunda mitad de la década de los 60. El contraste del color oscuro de la tierra volcánico con los edificios en estricto blanco no te dejará indiferente, sin duda es uno de los encantos de la isla. En Lanzarote podrás disfrutar de diferentes obras de Manrique, como por ejemplo los Jameos del Agua; el Taro de Tahíche, su antigua casa convertida ahora en una fundación social; el mirador del Río, situado en el norte de la isla, en el Risco de Famara; el Jardín de cactus de Lanzarote o el Horno Asador de Timanfaya, al que sin duda recomendamos que vayas a degustar la comida típica de la isla.

No es posible hablar de Lanzarote sin mencionar el Parque Nacional de Timanfaya. En la web del Gobierno de Canarias encontramos esta descripción del entorno: “Las erupciones volcánicas ocurridas entre 1730 y 1736, y en 1824, dieron lugar a numerosas estructuras geomorfológicas de elevado interés vulcanológico. La ausencia de un manto de vegetación, la extrema rugosidad de las formas y la variedad de colores presentes, rojos, pardos, ocres, negros y naranjas, junto a la silueta de los volcanes y la abrupta costa confieren al parque una extraordinaria belleza”. Visita el centro cultural de las Montañas de Fuego, realiza el itinerario de la Ruta de los volcanes en la guagua y observa cómo sale el agua disparada a modo de géiser y toca las piedras calientes del suelo.

Un buen ejemplo de arquitectura lanzaroteña y que sin duda te recomendamos para tus días de vacaciones, es el hotel THE Volcán. La edificación del recinto es un guiño a la isla y la obra de Manrique: además de un volcán, encontrarás una réplica de la iglesia donde los isleños se refugiaron durante una erupción, cascadas, varias piscinas, una ubicación privilegiada y un servicio único. Puedes ver cómo es el hotel en este vídeo a continuación.

 

Y como curiosidad, una de las cosas que más atrapan la atención del turista es la ausencia de vegetación, siempre que no vayas a disfrutar de una cata de vinos lanzaroteños de uva cultivada en especiales circunstancias tal y como presentamos en este vídeo.
 

 
 
CONSEJOS:
  • La moneda oficial es el euro
  • Es muy recomendable que protejas tu piel de la exposición solar
  • Para visitar el P.N. de Timanfaya hace falta entrada
  • En tus excursiones, usa calzado cómodo, ropa adecuada y recuerda que no encontrarás ni una sola sombra: lleva protección para la cabeza.

 
Encuentra tu agencia
más cercana
Ir arriba