Volver
Tarifa

Tarifa, una ventana con buenas vistas al mar
 
La pequeña isla de Las Palomas es el punto más meridional de la península ibérica. Justo en ese lugar del municipio de Tarifa, como dicen los románticos, se besan el mar Mediterráneo y el océano Atlántico. A tan solo 14 kilómetros del continente vecino, los tarifeños y sus visitantes disfrutan de un enclave único donde convergen la historia, la cercanía con África y un estilo de vida muy propio bañados, siempre, por sus dunas y playas.

Lo llaman “tarifeo”. El término no existe, o al menos no se encuentra recogido en los diccionarios, pero describe la acción de dejarse llevar por la magia de Tarifa, arreglarse más o menos para salir a tomar una copa y disfrutar de esa calma que da la playa en un ambiente tranquilo y con estilo. Ese rollito chill out que lo impregna todo. Imagina el panorama: buena temperatura, vistas insuperables, tú y Tarifa. Tú y el mar. Nada más.

Es única. Tiene encanto. Pero no solo por sus playas, que sin duda son idílicas; ni por sus puestas de Sol, tan fotografiadas como un monumento, o por el cielo cerrado cuajado de estrellas cuando cae la noche. Va más allá. Tarifa es un encuentro de culturas, de pasado, de historia, de bares, del ahora, de cosas buenas. Un paseo por el centro del municipio deja ver la influencia árabe, mozárabe y castellana: calles estrechas, muy mediterráneas, las murallas medievales, sus iglesias, sus patios andaluces y azulejos decorativos en cada recodo.

 


COSAS QUE VER
Te invitamos a dar un paseo por el centro de Tarifa, declarado en 2003 Bien de interés cultural en la categoría de Conjunto monumental. La Puerta de Jerez, el monumento y la torre de Guzmán el Bueno, el Castillo de los Guzmanes y de Santa Catalina. Bordeando el municipio y a lo largo de la costa, son también muy interesantes las torres almenaras declaradas también Bien de Interés Cultural. No olvides pasar por los faros, esas torres vigías que todo lo ven, y por las iglesias de Santa María, de Santiago y San Francisco. En la plaza de Santa María, párate a observar el edificio del ayuntamiento, de la biblioteca, el museo de Tarifa y la popularmente conocida como fuente de las ranitas.  

Sin duda el principal atractivo de Tarifa son sus playas y sus míticas dunas. Pero además de contar con aguas cristalinas y arena blanca y fina, imagina fusionar esta obra magistral de la naturaleza con la historia de la civilización: en la ensenada de Bolonia podrás pasear entre las ruinas del teatro romano Baelo Claudia. La visita al conjunto arqueológico es gratuita. ¿Imaginas cómo sería ver una obra en ese entorno, a pie de playa, bajo el cielo estrellado, en un gran teatro romano con aforo para 2.000 personas, en pleno siglo II…? No te lo puedes perder.

 
 
Dónde comer y dormir
Respecto a dónde alojarte, te hacemos una sugerencia concreta: La Residencia. Ofrece dos opciones, la primera el hotel, situado entre el puerto y centro de Tarifa, con spá y una piscina climatizada muy original con vistas a la calle. El concepto de “tarifeo” tiene su máximo en el bar del hotel, situado muy cerca de la Playa Chica y de la Playa de Los Lances. El patio árabe es otro detalle con encanto. El hotel tiene su propio restaurante, El Patio, cuya carta se basa en la saludable dieta mediterránea con influencias marroquís.

La otra alternativa de La Residencia son los apartamentos situados en la antigua muralla de Tarifa, con unas vistas impresionantes al Estrecho, una azotea con piscina exterior climatizada, una sauna y una zona de barbacoa.

En definitiva, visita Tarifa. Y disfruta de cada rincón, de cada espacio, de cada halo de historia que se respira en cada esquina, de sus playas, de su gente.
Encuentra tu agencia
más cercana
Ir arriba