Volver
África: una ruta por Ciudad del Cabo


Ciudad del Cabo: un destino muy cosmopolita con corazón africano


Lo tiene todo. Un paisaje espectacular y una geografía que te permitirá surfear en sus playas y caminar por las montañas entre diferentes escenarios que te mostrarán su fauna única. Otro punto fuerte es su gastronomía, amplia, variada y casera a la vez. Y todo ello acompañado de un vino propio muy seductor con el que brindar en cada rincón. Tradición y modernidad en una proporción perfecta. Así se presenta Ciudad del Cabo.

Imagina que estás sentado en la terraza de un bar tomando un vino. El bar se encuentra en una casa baja pintada de de forma llamativa. A un lado del bar continua una serie de casas de colores a lo largo de toda una calle, y al otro lado, una cala con una pequeña playa. Mientras llevas el vaso de vino a tus labios para beber, algo te detiene. Sí, has visto pasar una ballena cerca de la costa. Y te quedas con la boca abierta mientras la cola del animal se zambulle a no mucha distancia de ti. ¿Por qué no? Situada a los pies de África, Ciudad del Cabo es la segunda ciudad más poblada de Sudáfrica, después de Johannesburgo. Y allí, casi todo es posible.

No es de esperar que, en África, que en nuestra conciencia es selvática, árida y complicada, haya un buen vino capaz de cautivar a los más expertos paladares. Pero así es. La comarca vinícola del Cabo es una de las más importantes del mundo, donde se albergan más del 15% de las viñas de todo el país que producen vino de alta gama. Stellenbosh es un ejemplo de esto, grandes extensiones de viñas que nada tienen que envidiar a las europeas. Una buena opción si te gusta esta bebida es un tour por varias bodegas, donde podrás degustar diferentes variedades acompañadas de una cata de quesos, chocolates o una comida tradicional típica al aire libre. Ya que tenemos el vino y barriga llena… ¿caminamos un poco?

 

QUÉ VISITAR

Ciudad del Cabo es testigo de uno de los acontecimientos más importantes de la historia de la humanidad: la detención y encarcelamiento de Nelson Mandela durante dieciocho de los veintisiete años que estuvo recluido a consecuencia de su constante lucha contra el apartheid. Una visita a Robben Island nos acerca a este pasado reciente. Escucha de primera mano experiencias de quienes compartieron prisión con Mandela, entra a la celda. Para llegar a la isla es preciso coger un ferry que tarda treinta minutos desde el Victoria & Alfred Waterfront, un recinto con tiendas, hoteles de lujo, un acuario y una noria.

El barrio de Bo-Kaap es visita obligada. Calles estrechas, con calzada de adoquines y pintadas de vivísimos colores. Tras la abolición de la esclavitud, en unas casas que se construyeron en la ladera de la colina Signal Hill, se instalaron los musulmanes y los malayos traídos por los colonos holandeses. En la actualidad es un barrio multirracial, está de moda para los turistas y también como residencia de jóvenes de diferentes etnias y religiones. Allí encontrarás varios Bread&Breakfast y pequeños hoteles con encanto.

 


 

Sube a la cima de la montaña Table Mountain, imprescindible para disfrutar de las mejores vistas de Ciudad del Cabo. Está considerada una de las Siete maravillas de la naturaleza, así que es un espectáculo visual garantizado. Aunque la montaña se puede subir y bajar a pie y sin duda merece la pena hacerlo así, si tu capacidad física no te lo permite también puede acceder a la cima desde un moderno teleférico. Desde allí, pasea por los senderos con atención-pensados y distribuidos para conservar la flora y la fauna-, nunca se sabe qué animal se puede cruzar en tu camino.


OTRAS ALTERNATIVAS

Alquilar un coche es relativamente barato, unos 80 euros a la semana. Es una buena opción para desplazarse ya que las calzadas se encuentran en buenas condiciones. La carretera costera Chapman’s Peak Drive, reabierta en 2004, es una carretera panorámica con acceso a la playa de Sandy, por cierto, la única nudista de Ciudad del Cabo. Puedes comprobar lo fría que está el agua en este meridiano, sobre todo en invierno.

Un poco más al Sur, te proponemos una pequeña ruta a caballo por Noordhoek, una playa de más de 6 kilómetros de arena blanca. Allí pueden verse los restos de un buque de vapor que encalló a principio del sigo XX durante una tormenta.

 


 

Una visita que no te puedes perder es el parque natural del Cabo de Buena Esperanza, donde conviven especies de plantas únicas en el mundo y más de 250 variedades de pájaros, cebras de montaña o antílopes. Además, cuenta con uno de los acantilados más altos del mundo, con 249 metros sobre el nivel del mar: puestas de Sol de película. Pero no despistes y mira el reloj, porque el parque cierra a una hora concreta y los retrasos en la salida tienen multa.

 

TEN EN CUENTA PARA TU VIAJE

El mejor sitio para el avistamiento de ballenas es False Bay. No obstante, ¡buena suerte! Nadie puede garantizar que las vayas a ver. Otra opción es Gordon’s Bay. La época para el avistamiento de ballenas es entre junio y diciembre, la temporada alta es septiembre-noviembre.

No es necesaria documentación específica ni visado para turismo hasta 90 días.

La moneda oficial es el rand. Un euro equivale más o menos a 15 rands.

¡Y a disfrutar de Ciudad del Cabo!

 

 

Encuentra tu agencia
más cercana
Ir arriba