Volver
Miami

El lado módico de Miami

Nos imaginamos este destino por todo lo alto. Famosos y empresarios de primera en cada esquina, tiendas de lujo, la mejor estética masculina y femenina, una gran ciudad con posibilidades de ocio y entretenimiento muy caras. Lo cierto es que hay de todo, y esas ideas preconcebidas son tan grandes como el océano que tendrás que cruzar para llegar hasta Miami.

Una playa de agua esmeralda, con arena blanca muy fina, sol y buena temperatura constante. Una toalla, un bañador, una tumbona y una bebida en la mano. A pocos pasos de la orilla, un paseo marítimo cosmopolita da lugar a un auténtico bosque industrializado: rascacielos en masa, las marcas más populares, empresas y todo aquello relacionado con el mundo globalizado. Creías que no era posible, creías que quedaría para siempre en la lista de tareas pendientes, que recrearías en tu cabeza una y otra vez lo que la televisión ha dejado en tu subconsciente. Y, por fin, estás en Miami.

 

Según los últimos registros, tanto la población residente como los turistas, se desplazan a los barrios downtown en lugar de a South Beach, donde una bebida puede llegar a costar unos veinte dólares. Animar a los Heats de Miami en la imparable NBA o a los Darlins en el estado de béisbol Marlins Park nunca te resultará tan fácil. A tan solo tres kilómetros del centro y un lugar perfectamente comunicado con la gran ciudad puedes encontrar de todo a un precio más asequible y, además, no te costará casi nada moverte de un sitio a otro.

A parte de los taxis, autobuses o metro, el turista puede moverse entre los distintos puntos de interés con el “metromover”, un sistema muy cómodo y gratuito formado por 21 estaciones y que se ha convertido en un elemento vital de la ciudad desde su implantación en 1986. Las paradas permiten moverse por los barrios de Brickell, Park West y Omni, así como conexiones con el aeropuerto internacional de Miami, por lo que la facilidad para moverse por la ciudad es total.

La multiculturalidad es una de las claves de este destino. Si te gusta el arte, visita el Museo de Arte Pérez y da un paseo por Miami-Dade, donde convergen todo tipo de actividades culturales, sobre todo de carácter latino, y la mejor gastronomía de fusión con influencias de todo el mundo. ¿Te apetece hacer una ruta culinaria? South Beach Food Tour y Little Havana Food Tour son las mejores opciones. ¡Y siempre con buen clima!

 

El barrio de Wynwood es otra idea que puedes valorar cuando organices el recorrido de tu viaje. Esta zona de Miami, antiguamente deprimida, tuvo que esperar a 2009 para ser rescatada. En la actualidad se trata de un gran espacio moderno con más de 70 galerías, museos, colecciones, restaurantes, espacios dedicados a la belleza y tiendas al por menor. La zona cuenta con obras realizadas por los artistas callejeros con fama internacional más conocidos.
 
Gracias a la promoción del concepto downtown, se puede disfrutar de una ruta guiada por el Wynwood, uno de los museos al aire libre más grandes del mundo. La actividad, que dura casi tres horas y cuesta alrededor de los 70 dólares, incluye hasta 7 paradas en distintos restaurantes.

Para realizar un recorrido con más tiempo, ten en cuenta que el último sábado de cada mes se celebra el Wynwood Art Walk, momento en el que las galerías, museos, estudios de artistas… abren hasta más tarde lo habitual y ofrecen música en vivo y bebidas a los visitantes.

OTRAS OPCIONES QUE VISITAR
Miami Seaquarium
El Zoo de Miami
El centro comercial al aire libre de Bayside Marketplace
El Coconut Groove, donde podrás encontrar el Museo y los Jardines de Vizcaya, hoteles de alta categoría, el Museo de Ciencias de Miami y el famoso espacio de entretenimiento CocoWalk.
 
Sin duda es una de las urbes más acogedoras y sorprendentes de Estados Unidos. Fiel a todas las nacionalidades que la componen, Miami es hospitalaria, internacional y mágica.

 
Encuentra tu agencia
más cercana
Ir arriba